Titulatec, empresa que vendía terrenos de Los Tres Brazos, dice afrontar “grave crisis”

SANTO DOMINGO. El propietario de la empresa Titulatec, que vendía los títulos de propiedad a las familias que ocupan desde hace más de 50 años una gran parte del sector de Los Tres Brazos, reveló este domingo que la decisión del presidente Medina de anular el proceso lo ha colocado en una “grave crisis” económica.

En una comunicación de prensa enviada a Diario Libre, el empresario inmobiliario José De Pool Dominici, expone que para llevar a cabo el proceso de gestión de títulos de propiedad “utilizó los servicios de un alto número de empleados y promotores, los que hoy, desesperados por la suspensión forzosa” a que fue sometida su empresa “están reclamando ante el Ministerio de Trabajo el pago de salarios y compensaciones que la Ley les acuerda”.

“De hecho, este viernes, 5 de mayo, TITULATEC ha recibido dos notificaciones del Ministerio de Trabajo, en las que se le conmina a cubrir las deudas contraídas con el personal, lo que, es evidente, por la paralización de nuestra empresa, no hemos estado en condiciones de cumplir, lo que debería llamar la atención de las autoridades superiores, que, quizás sin pretenderlo, han atentado contra la libre empresa y de paso ido contra el precepto constitucional que consagra nuestra seguridad jurídica”, asegura.

Se recuerda que tras el escándalo de la venta de los terrenos a las familias del popular sector Los Tres Brazos, el Poder Ejecutivo creó una comisión para investigar la denuncia, la que determinó que el valor total de los terrenos, asciende a RD$688,042,586 y no a RD$80 millones como negoció la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (Corde).

La comisión agregó, también, que la negociación “nunca debió realizarse en los términos en que se llevó a cabo”.

La declaración de De Pool Dominici hace énfasis en la situación de deterioro económico a que ha sido sometida su empresa, que, según afirma, ya no tiene como dar respuestas a las demandas de empleados, promotores y acreedores bancarios.

Sostiene también que se encuentra en un limbo, que evidencia una apresurada “desaparición de sus gestiones de 40 años al servicio de la industria de la construcción”.