Orquídea Peña: “La firma de Gary nos cambió la vida”

LA VICTORIA. “Cuando niño era inquieto, todo era de pelota que se hablaba aquí. Salía de la escuela e iba para el play”, así narra Orquídea Peña, madre del receptor de los Yanquis Gary Sánchez, el lazo que une su familia con este deporte. “Después de la firma la vida nos cambió, nos sentimos felices y orgullosos de él porque le gusta su pelota”, dijo emocionada.

Recuerda que varios equipos querían firmar a su hijo pero él siempre soñaba jugar para los Yanquis. Y ese sueño se cumplió el dos de julio del 2009, cuando firmó con este conjunto.

Un momento que recuerda con mucho orgullo, es cuando Gary la llamó para comunicarle que lo subieron a las Grandes Ligas. “Como madre me siento feliz y orgullosa de mi hijo. Le dí gracias a Dios y fuimos a la iglesia”.

La temporada pasada, Sánchez fue unos de los finalistas para el Novato del Año de la Liga Americana.

Jugaba con su hermano Ariel, quien también firmó en la misma posición, pero no pudo llegar a las Mayores. “Uno de los dos tenía que llegar y llegó él, gracias a Dios”, expresó Ariel.

Sánchez se proyectaba como receptor titular desde antes de su firma.

Su familia lo describe como amoroso y humilde. Después de su firma, remodeló la casa donde creció. Además, tiene espíritu altruista, ya que ha ayudado a su familia y a personas cercanas a él.