Nunca es demasiado tarde (3)

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Zaqueo igual a mí. Este hombre se convenció que nunca es demasiado tarde para comenzar una nueva experiencia de la vida. ‘Él quería ver quién era Jesús’. […]

The post Nunca es demasiado tarde (3) appeared first on El Día.