Mejía: “Si el país no tiene Juegos va en desventaja” con naciones de la zona

SANTO DOMINGO. Al final de los XVIII Juegos Bolivarianos la realidad mostrará que están lejos de ser una ficción para el mundo competitivo dominicano en términos olímpicos. Ahí es donde radica la defensa que hace el presidente del Comité Olímpico Dominicano, Luisín Mejía, quien también recibió un espaldarazo del ministerio de Deportes, Danilo Díaz.

Hay un punto fundamental y es que una vez que terminaban los Juegos Olímpicos el año siguiente, históricamente, era un período muerto para República Dominicana. Eso es lo que justamente buscó cambiar Mejía en su lucha titánica que libró por integrar a Dominicana a unos Juegos que no son de la región quisqueyana en términos de países bolivarianos, pero sí en cuanto a los atletas de esos países que eventualmente serán rivales en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, así como los Panamericanos. Así, Dominicana estará en compatencia cuatro años hasta cerrar en las Olimpíadas.

“Es un año donde no hay ninguna actividad deportiva y el país no puede quedarse al margen cuando el resto de los (países) competidores tienen sus Juegos”, dijo Mejía a DL.

El ejecutivo olímpico lo explica así: Los países centroamericansos tendrán los Juegos Centroamericanos, que este año son en Nicaragua; los del Caribe tienen los de lo Commonwealth, que ya pasaron, y los países suramericanos tienen los Juegos Suramericanos y los Bolivarianos. “Entonces si el país no tiene (Juegos) va en desventaja porque comienza con los Juegos (Centroamericanos y del Caribe) en el 18, cuando en el 17 todos están compitiendo, tan sencillo como eso”, señala Mejía. Los rivales que ve RD en estos Juegos serán los mismos de los Centroamericanos y del Caribe, así como de países que estarán en los Panamericanos. Guatemala se sigue ubicando por delante de RD, aunque los Juegos terminan el próximo 25 de noviembre.

“Ahí no se va a jugar, ni a experimentar, ahí se va a competir, con grandes y con buenos atletas. Es una competición de élite”, defendió el presidente del COD.