Mariana Pajón causa euforia en Santa Marta y anuncia que buscará otro oro

SANTA MARTA, Colombia. Fueron 40 segundos y 290 centésimas de euforia. Las piernas de la colombiana Mariana Pajón, la bicampeona olímpica que engalana los XVIII Juegos Bolivarianos, se movieron a la misma velocidad que los corazones de los cientos de espectadores que rodearon la pista de BMX de Santa Marta.

Era ella contra ella misma sobre la bicicleta durante la contrarreloj. Pero antes de ese duelo, en el que revalidó el título de Trujillo en 2013, cargó baterías con la energía de la gente que coreó su nombre y recibió en agradecimiento señales de afecto de la múltiple campeona.

Tres vueltas de calentamiento y para adentro. El sol y la elevada temperatura la obligaron a guardar fuerzas para cumplir con un tiempo que no le dio opción a su contrincantes.

Fue la última en subir al partidor, que para ella lució “nada profesional” y que complicó la salida de los deportistas. Con uñas y bicicleta doradas, la colombiana anticipó lo que sucedería la final de la prueba.

Ella, la reina del BMX, no defraudó. Corrió como a todo vapor, como lo ha hecho en los mejores escenarios del mundo, para cumplir primero con su país y luego con la meta de empezar con oro el camino a Tokio 2020, donde espera confirmar su poderío.