Las Grandes Ligas busca que los juegos sean más rápidos

ORLANDO, Florida. Mientras se fumaba un cigarillo, el dueño de los Medias Blancas Jerry Reinsdorf expresó estar de acuerdo con la queja de muchos fanáticos.

“No importa si el juego dura 3 horas y media, si fue un juego emocionante. Pero si es un juego 2-1, si toma 4 horas, nadie va a estar feliz”, dijo Reinsdorf el martes. “Creo que podemos hacer que los juegos sean más rápidos. Una de las cosas que debemos hacer es restringir el número de visitas de un receptor al montículo durante un inning o un juego. Si no los proponemos, podemos rebanarle fácilmente 20 minutos al juego”.

La duración promedio de un partido de nueve innings alcanzó un tope récord de 3 horas y 5 minutos esta temporada, superando los 2:56 en 2015. El promedio durante la postemporada fue de 3:29.

Muchos dueños y gerentes generales quieren reducir las visitas de los receptores. Ya sea para cambiar señas, consultar sobre el repertorio de lanzamientos o solo para darle respiro al pitcher durante largos turnos, el objetivo es restar.

Pitchers y receptores insisten que procuran ser más cautelosos en una era en la que decenas de cámaras de alta definición les enfocan, y cada equipo cuenta con empleados que desde salas de video buscan sacar la más mínima ventaja.