El 90% vehículos no tienen catalizador que reduce el monóxido de carbono

SANTO DOMINGO. El 90 por ciento de los vehículos que circulan en el país no tienen instalado el convertidor catalizador del motor de combustión que sirve para la reducción y control de los gases nocivos expulsados por estos.

Así lo estiman varios mecánicos consultados por Diario Libre sobre la posibilidad de que la falta de esta pieza tuviera incidencia en la muerte de Regy Dally Mery Contreras, de 28 años de edad; Dohanlly Mariel Contreras Montero, de 14 años, y Lya Camille Pérez Contreras, de dos años, cuyos cuerpos fueron hallados dentro de un vehículo, como sugiere el informe preliminar de la Policía Nacional.

Al respecto, Emilthon Rivas, propietario de tres reconocidos talleres de mecánica del país, dice que “el catalizador es una pieza muy costosa y te afecta al vehículo. Cuando tú vas a un centro de muffler te dicen vamos a quitarte el catalizador y vamos a ponerte un resonador. Ese catalizador lo venden, porque la pieza que tiene es platino , y con eso hacen implantes dentales y de otras partes”, expresa.

Explica que eso sucede porque, además de ser una pieza que no se importa en el país, “un catalizador que no sirva te lo compra cualquier persona por entre RD$7,000 a RD$10,000”, sostiene.

Agrega que es escasamente posible que los gases entren a la cabina de los vehículos si no se realiza algún tipo de manipulación para que eso suceda.

Opinión parecida tiene el mecánico Juan Polonia, quien dice que “en un vehículo expuesto al aire libre, la probabilidad de que haya algún tipo de intoxicación por monóxido de carbono son mínimas, pero en un espacio cerrado sí porque el olor es bastante fuerte”.

No obstante, el mecánico Ernesto Beras afirma que “cuando las gomas del baúl no están bien puestas crea una turbulencia detrás del vehículo por el choque de aire y va entrando por las compuertas (en referencia al monóxido de carbono)”, dice, tras señalar que la instalación de radios u otros accesorios podría provocar que personas le hagan hoyos a la carrocería por donde pueden entrar gases en caso de escape.