El 49% de los prospectos que debutaron en 2012 no superaron la Liga de Verano

SANTO DOMINGO. Ya sea por un bono de siete dígitos o por aquellos que no cuenta para el umbral gravado (menor a US$10 mil) cuando un equipo de las Grandes Ligas firma un prospecto lo hace luego de un riguroso proceso de depuración entre miles de candidatos que pocos superan. El club tiene cinco años para desarrollar ese talento antes de arriesgarse a perderlo.

Pero una vez en el sistema la trituradora es tan agresiva que la cifra de los que superan sigue siendo escandalosamente baja.

En 2012, 373 criollos de entre 16 y 22 años debutaron como profesionales en la Liga de Verano local o Dominican Summer League (DSL), el primer peldaño de la larga escalera que es el sistema de la MLB. De ese grupo hubo 184 jugadores (el 49%) que no “viajaron”, es decir, que ni siquiera superaron el primer corte antes de ser despedidos y solo 63 siguen activos en el béisbol organizado, el 17%.

El dato se desprende de una investigación realizada por DL con datos de la enciclopedia virtual Baseball-reference.com, que conllevó revisar el historial de los 943 jugadores dominicanos que vieron acción en los 35 equipos de la DSL hace ya un lustro (2012-2016) y su evolución hasta la fecha.

De esos 189 peloteros (el 51,5%) que superaron el primer cedazo hubo 68 que fueron descartados en la división más baja en los Estados Unidos, la rookie o novatos para reducirse el pelotón a 121. Otros 21 se quedaron en Clase A débil o temporada corta (short season) y el listado bajó a 100. En Clase A fuerte fueron despedidos 62 para reducir el grupo a 38, hasta AA llegaron 24, mientras que para ser promovido a AAA se redujo a 14.

De esos 14 solo seis han alcanzado las Grandes Ligas, es decir, el 1,6% del batallón que comenzó en 2012, lleno de sueños no solo ellos sino sus familiares y amigos. Son ellos; Luis Severino, Reynaldo López, Miguel Castro, Manuel Margot, Miguel Díaz y Rafael Bautista, de los cuales cuatro están activos.

Margot, que recibió un bono de US$800 mil de los Medias Rojas en 2011, pasó a los Padres en 2015, mientras que Severino, que logró US$225 mil en 2012, es lanzador de rotación con los Yanquis. Díaz (Padres) y Bautista (Nacionales) están a la fecha en rosters de 25, López en las ligas menores de los White Sox, mientras que Castro no tiene trabajo.