Ultimas Noticias

Dinero plástico

El consumo con tarjetas de crédito, débito o de prepago durante el fin de semana del Black Friday ascendió a RD$5,947.9 millones, para un incremento RD$610.8 millones, un aumento de 11.4% en relación al 2019, a pesar de que los mercados han sido afectados por la pandemia de la covid-19.

Un dato relevante ofrecido por el Banco Central indica que el monto de transacciones con dinero plástico superó las realizadas durante los días de la madre y del padre, que fueron de RD$4,672.4 millones y RD$3,311.7 millones, respectivamente.

Aunque muchas operaciones de compra se realizaron con tarjeta de débito o prepagada, el pago con mayoría corresponde a las tarjetas de crédito, por lo que se resalta que los consumidores asumieron un anticipo de sus ingresos por salario 13 o préstamo pagadero en el corto plazo.

No se aleja de la realidad la lectura de que ese aumento en el consumo durante un fin de semana se corresponda con una combinación de relativa dinamización de la economía, incremento de la confianza de los consumidores o uso desaprensivo de la tarjeta de crédito.

El superintendente de Bancos, Alejandro Fernández, reveló que unos 300 mil tarjetahabientes confrontan problemas de mora o atraso en sus compromisos de pago, pero un millón 700 mil están al día en sus compromisos financieros, lo que indica que la mayoría de los usuarios ha aprendido a lidiar con el dinero plástico.

No se exagera si se afirma que empleados públicos y privados giraron de manera anticipada sobre sus ingresos de bonificaciones navideñas, por lo que bancos comerciales y asociaciones mutualistas apuran el paso para cobrar el dinero consumido en Black Friday.

Se resalta que en cualquiera de los escenarios descritos aflora el hecho cierto de que la economía se encarrila por el sendero de la recuperación y de que los consumidores elevan su confianza o certidumbre en el futuro de las actividades productivas.

Conviene advertir a los usuarios de tarjetas de crédito, que ese plástico debe usarse como un medio de pago y no como una vía para concertar crédito, porque los intereses generados por ese tipo de deuda se eleva entre un 56% a un 60% anual, mucho más que el 8% que ofertan los bancos. No todo lo que brilla es oro.