Danny Green anotó siete en la prórroga pero tapa de Ginóbili guió triunfo de San Antonio

SAN ANTONIO. Los Spurs se habían quedado sin su astro, lucían nerviosos y tuvieron dificultades para encestar en los últimos minutos del tiempo regular. Era el momento perfecto para que entraran en acción Manu Ginóbili y los otros veteranos.

Y lo hicieron.

Danny Green anotó siete de sus 16 puntos en la prórroga, al final de la cual Ginóbili aportó una tapa clave, y San Antonio superó el martes 110-107 a los Rockets de Houston.

Los Spurs se sobrepusieron a la pérdida de Kawhi Leonard por lesión y tomaron la ventaja por 3-2 en esta serie de la segunda ronda de la postemporada.

“Recuerdo que le dije a un par de jugadores que uno espera vivir estos momentos y jugar en estas situaciones”, dijo el armador Patty Mills. “Era el quinto partido, en casa. Uno simplemente trata de jugar con todo. Supongo que en estos momentos surge la pasión, uno se lanza por los balones perdidos y arriesga el físico”.

Ya sin el lesionado Tony Parker, los Spurs necesitaban ese esfuerzo adicional tras perder a Leonard.