Carey plantea cambios en la competición de Fórmula Uno

BARCELONA. Pocos meses después de asumir el cargo de presidente de la Fórmula 1, el estadounidense Chase Carey defiende el plan con el que quiere “abrir” la competición y acabar con la filosofía que, según su opinión, había implantado su predecesor, Bernie Ecclestone.

“Bajo el mando de Bernie (Ecclestone), la Fórmula 1 era un negocio que decía no a todo. Ahora queremos decir sí a muchas más cosas”, ha explicado, en un encuentro con periodistas celebrado en Barcelona, el jefe de la Fórmula 1 desde que la empresa Liberty Media se hiciera con el control de la competición automovilística.

Con una operación valorada en 4.400 millones de dólares, dicha empresa de comunicación pretende “encontrar los recursos” para propulsar un deporte que conecte con los aficionados.

“Queremos ayudar a crecer este deporte, que el negocio aumente y captar la atención de más seguidores, conectar con más gente”, ha subrayado Carey, que se ha desplazado hasta la capital catalana para acudir a la presentación del GP de España que se celebrará en el Circuito de Barcelona-Catalunya el próximo 14 de mayo.

En este sentido, entre los planes del recién nombrado mandamás de la F1 está el de “mejorar la competición” con el objetivo de que las carrera tengan “más acción, con más adelantamientos”, algo que, según ha precisado, no podrá cambiar en tres meses.

Por ello, en el calendario está marcado el 2020 como año para que los cambios previstos sean visibles en la competición: “Mis objetivos reales están centrados en el 2020. Estoy más preocupado por lo que será este deporte dentro de tres años que en los próximos tres meses”.