Ultimas Noticias

Ayuntamiento de Moca designa calle con el nombre de destacada educadora

ESPAILLAT. El ayuntamiento de Moca designó con el nombre Amparo Escoboza de Tejada, distinguida educadora mocana, una calle de esta ciudad.

La resolución del cabildo local fue tomada en el año 2012 y fue ejecutada este viernes en presencia de autoridades municipales y familiares de la homenajeada.

Las palabras de dedicatoria las pronunció el alcalde Ángel López y las de agradecimiento en nombre de la familia las dijo Adriano Miguel Tejada, hijo de la maestra reconocida.

Ramona Amparo Escoboza Olivares de Tejada nació en Juan López, Moca, el 6 de septiembre de 1921, hija de José Gregorio Escoboza y Juan Petronila Olivares. De su matrimonio con Miguel Joaquín Tejada Guzmán procreó dos hijos: Adriano Miguel y Marianela Tejada Escoboza.

Realizó sus estudios de bachillerato en el instituto que dirigía el profesor Francisco Guzmán Comprés, pues en Moca no había escuela secundaria y los estudiantes debían irse a examinar a Santiago. Se graduó con notas sobresalientes.

En sus años de estudio iba todos los días en burro de Juan López a Moca y la carencia de libros de texto se suplía con los estudiantes copiando los libros íntegramente en cuadernos.

Ingresó al magisterio en 1947, luego de tomar cursos en la Escuela Emilio Prudhomme, de Licey, enseñando en el octavo y séptimo curso y en el primero de primaria.

Varias generaciones de importantes mocanos y mocanas pasaron por sus aulas.

En sus años de docencia fue pionera en la integración de varones y hembras en las escuelas públicas y se reconoció su especial su capacidad para alfabetizar adultos y su don para enseñar a leer y escribir a niños sordos.

A la caída de la dictadura, fue de las primeras maestras reclutadas para participar en cursos de actualización magisterial en Puerto Rico, patrocinados por la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) de los Estados Unidos.

Por razones de enfermedad, debió jubilarse luego de más de 20 años de servicios ininterrumpidos en el magisterio nacional.

Luego de su jubilación, estableció un reconocido negocio familiar de repostería y preparación de bodas y cumpleaños, y se involucró en actividades benéficas y filantrópicas en la comunidad de Moca hasta el día de su fallecimiento el 3 de agosto de 1988.