Ultimas Noticias

Audio: Esposa de Eddy Peña narra entre llantos los últimos momentos que compartieron

SANTO DOMINGO. La mañana del lunes Eddy Peña salió temprano de su casa porque tenía que concretar el alquiler de una yipeta. Fue despedido por su esposa sin que ambos se imaginaran que era la última vez.

Salió con el desayuno en las manos porque se le hacía tarde, pese a que ella le pedía que se lo comiera en casa.

“Anoche él me dijo que lo levantara temprano porque tenía que hacer una renta de la yipeta en la que él andaba… Él salió a las 7:30 de la mañana que yo lo levanté, incluso me dijo: mi amor, me voy tarde, y se llevó el desayuno en las manos. Le dije pero espérate, y me dijo: no mi amor, no puedo…”.

Caroline Thez narró entre lágrimas los últimos minutos con su esposo a uno de sus contactos en Whatsapp, a quien pedía que orara para que Eddy apareciera sano y salvo, luego de que tras una llamada del socio del joven empezaran a sospechar que le había pasado algo.

“Me llama a las 10:00 de la mañana el socio y me dice: mira, qué pasó con Eddy que llegué a la oficina esta mañana, no te llamé temprano, pero dije cónchole ya esta es la hora que él no aparece y la oficina estaba abierta. Aquí estaban las llaves de los vehículos, incluso yo tenía algo aquí de valor y él sabe que no se puede ir dejándome la oficina abierta…”, cuenta en tono desesperado.

Tanto Caroline como el socio de Eddy se encontraron extraño que este no apareciera, porque acostumbraba a contestar siempre su teléfono móvil.

“El socio dijo: esto está raro, vamos a chequear el GPS del vehículo. Chequeamos el GPS del vehículo y la última localización que tiene es San Cristóbal”, prosiguió Caroline, quien a medida que avanzaba en su narración se escuchaba en peor estado.

Afirma que de inmediato, el socio y familiares de Eddy se trasladaron a las coordenadas que arrojó el sistema de geolocalización: un solar baldío en el sector Villa Fundación, en San Cristóbal. Los residentes en la zona dijeron haber visto la yipeta parqueada en los alrededores, pero que ya no estaba.

“Estamos dando rodilla porque él no hace eso. Él no hace eso…”, finalizó Caroline entre llantos.