Angurria y sus mulatas con rolo

El viandante en las calles de Santo Domingo y otros puntos del país y de otros países, se encuentran en enormes paredes las pinturas murales hiperrealistas, con un dominio extraordinario del color del Caribe, un sentido de la perspectiva, un pincel que atrapa aliento humano preciso, dignificado la belleza mulata de la mujer popular de la región caribeña, pero poca gente sabe quién es el autor.


Se trata de Omar García, conocido por su nombre artístico Angurria. No es el tipo de figura que anda en procura de despliegues de prensa y captura de titulares a pesar del dominio global que tiene en su percepción del arte visual y del arte público en particular.


Evaristo Angurria es uno de los principales muralistas urbanos y sostiene que la historia de esa especialidad singular de artes visuales no se puede escribir ni en el escritorio de los críticos y galeristas ni en las redacciones de arte de un diario. ¿Quién sabe si es el más trascendente?


“La historia del muralismo urbano dominicano no se escribe en estudios, galerías y bienales, degustando vinos y regodeándose con el séquito de expertos del arte. No se escribe desde una computadora o en artículo de periódico.


“Se escribe pintando en las calles, grajeándose con el motorista, sudando bajo el sol, mojándose con la lluvia, ensuciándose con el smog del mofle de la guagua”, afirma en entrevista amplia concedida a Que Pasa.
Dice que el arte en las calles no es de las élites que “entienden de arte”, y está orientado al chofer del carro público, para el peatón que tiene que caminar para ahorrarse un pasaje, para el que no “entiende”.


Las mulatas en rolos

Explica que uno de sus temas centrales son las mujeres mulatas con rolos y argumenta que lejos de lo que algunos entendemos, “nuestra mayor población es mulata, así se podría denominar al dominicano promedio.

No indio claro u oscuro, somos mulatos. A lo largo de los años hemos tratado de blanquear nuestra raza, intuyendo que mientras más blanco mejor, en mi caso, por el contrario, es ahí donde tenemos nuestra belleza, en nuestros color de piel canela, en nuestros rasgos”.


Dice que somos una nación de muchas mezclas, tanto raciales como culturales y entiende que ahí es donde está nuestra diferenciación y nuestra grandeza. “Cuando aprendamos a apreciar eso, seremos más grande como nación”, dice.


Como oriundo de un barrio popular dominicano, Los Alcarrizos, no entendía la importancia que eso podía representar con su desarrollo como diseñador e ilustrador en ese momento.


“Fue ahí que como una avalancha llegaron todas las imágenes, referencias y vivencias que tuve de niño en los años 80 en mi barrio. La paletera, la fritura, la chancleta Samurai, el carrito de ‘cajebola’, son solo algunas de esas imágenes que aun las tengo frescas que vienen de mi pasado. Es en ese momento donde sale la mujer en rolos, un carácter muy común en mi niñez”.

UN APUNTE

De Omar
Omar García, AKA Angurria, nace en Santo Domingo en el barrio Los Alcarrizos. En contra de los deseos de sus padres, en 1995 decide estudiar Publicidad en la Universidad APEC. Influenciado por William Morris, Caraballo, Diego Velázquez y Alfonso fue desarrollando a lo largo de su carrera. Inicia su primer trabajo relevante en el 2004 como Director de Arte, en Young & Rubicam Damaris, ya bautizado con el nombre «Evaristo Angurria» , A nivel internacional ha participado en diversos festivales de murales.