Vuelve caos con largo taponamiento en vías

Santo Domingo. La cantidad de personas que aborda el metro se redujo este sábado, sin embargo, el flujo de vehículos y de personas se incrementó en las calles, generando caos en algunos puntos de la ciudad.

En arterias comerciales como la Duarte y José Martí la circulación de vehículos estuvo tan activa que generó caos por el congestionamiento vehicular.

Las largas filas también fueron notorias en los bancos, supermercados y otros establecimientos comerciales y, en muchos casos, no se respeta el distanciamiento físico.

Las vías del entorno de la zona comercial de Villa Consuelo, la cual es muy frecuentada debido a los bajos precios y por la amplia gama de productos, como ropa, artículos del hogar y electrodomésticos, estaban taponadas de vehículos, convirtiéndose en un caos.

La avenida Duarte también estuvo muy concurrida, como en el tiempo anterior a la detección del coronavirus en el país, que ha obligado a imponer el distanciamiento social para evitar los brotes de este virus.

Mañana se espera que la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA) incorpore nuevas unidades al transporte, debido al flujo de personas que aborda ese medio de transporte público.

Despejadas
Las estaciones de la primera línea del Metro de Santo Domingo, que el viernes fueron abarrotadas de pasajeros, ayer estaban despejadas, como es el caso de la estación Mamá Tingó, en Villa Mella.

A pesar del desorden que se produjo el primer día, por lo menos en las entradas a las estaciones de la primera línea, que se extiende desde Villa Mella a la Feria, se puede ver que se cumple con el protocolo establecido del distanciamiento social y de otras medidas de desinfección.

A cada usuario del metro se le fumiga los zapatos y se le pone gel antibacterial. También se les exige el uso de mascarillas en aras de que si un infectado habla no les transmita el virus a otros.

Peligro latente
El transporte público sigue siendo un foco de contaminación debido al poco espacio que hay entre un pasajero y otro, aunque en el asiendo de atrás solo vayan tres personas y delante dos.

Sin embargo, una medida que ha sido adoptada por el público en general, salvo excepciones, es el uso de la mascarilla.