River y Boca, instalados ya en Madrid, se ponen manos a la obra

Los planteles de River Plate y Boca Juniors se instalaron este jueves en Madrid para iniciar la recta final de la preparación del controvertido segundo partido de la final de la Copa Libertadores, desplazada a España por los incidentes ocurridos en Buenos Aires.

El conjunto de Boca, llegado el miércoles por la noche a la capital española, realizó su primer entrenamiento este jueves a mediodía en las instalaciones de la federación española de fútbol (RFEF) en las Rozas, al noroeste de Madrid.

Bajo un tenue sol invernal, los hombres dirigidos por Guillermo Barros realizaron trabajo táctico en media cancha y después continuaron con unos ejercicios de disparos en un ambiente distendido, lejos de la tensión vivida el 24 de noviembre a su llegada al estadio Monumental de River Plate para disputar el encuentro decisivo.

“Es una final medio rara. Como jugador creo que es importante no perder el foco porque es una final de Libertadores. Pero jugar en Madrid un River-Boca... es raro”, aseguró tras el entrenamiento el atacante Carlos “el Apache” Tévez.

Una treintena de aficionados xeneizes se acumulaban en las rejas de las instalaciones de la federación, con la esperanza de ver a sus héroes.