Ecuador debe evaluar situación de Assange, víctima de su propio asilo

Ecuador debe evaluar de nuevo la situación actual del fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, refugiado en su embajada en Londres desde hace más de seis años y que parece ser víctima de su propio asilo.

La posibilidad de que EE.UU. haya abierto en secreto un proceso judicial en su contra, podría afectar a los recientes esfuerzos legales y diplomáticos de Ecuador por resolver su situación, e influir en su relación con el activista, algo tensa desde que asumió la Presidencia Lenín Moreno, en mayo del año pasado.

Para Ramiro Aguilar, un prestigioso jurista ecuatoriano, el caso Assange es “atípico”, pues se trata de una persona que en la práctica se encuentra recluida, aunque aún sin cargos formales.

“Es el único caso en el mundo de una persona que se encuentra en privación de libertad sin tener una fórmula de juicio” y por eso para Ecuador es no sólo un asunto político sino, sobre todo, humanitario, explicó el letrado.

Y es que según una publicación de The Washington Post, fiscales estadounidenses habrían imputado a Assange en un procedimiento secreto que se ha revelado por error.

En un escrito a un juez que se hizo público, el fiscal federal adjunto Kellen S. Dwyer instó a mantener bajo secreto el caso de Assange “debido a la sofisticación del acusado y la publicidad que le rodea”.

“Es probable que ningún otro procedimiento mantenga confidencial el hecho de que ha sido imputado”, dijo Dwyer, que defendió que así siga siendo hasta que a Assange eventualmente se le detenga.

Por eso, según Aguilar, la situación del fundador de WikiLeaks es curiosa, pues recordó que incluso hay informes de organismos de Naciones Unidas que advierten de que este es un caso de violación de derechos.

Y es que, para el jurista, nunca estuvo en los planes de nadie que Assange permaneciera confinado por más de seis años en un espacio reducido en la Embajada de un pequeño país en Londres.